ALBORADA - SAYRI ÑAN

7.21.2011

TITU CUSI YUPANQUI - MEMORIA DE LA CAPITULACIÓN



"Y luego el dicho Inga (1) se levantó en pie cara hacia donde el Sol entonces estaba; abiertas las manos y tendidos los brazos dijo que juraba por el Sol, a quien veía de cara y estaba presente a su juramento, a quien tenía por Dios y adoraba como a criador que dijo que era de todas las cosas; y por la tierra a quien tenía por madre, la adoraba y la tenía en el segundo lugar del Sol por producidor de sí todos los mantenimientos para sustentación de todas las gentes y por el mundo de decir la verdad a lo que le fuere preguntando. Luego el dicho Inga puso la mano en la tierra y la besó."

Al parecer, la laceración del Tahuantinsuyo, comenzada entre los dos hermanos, Atahualpa y Huascar y agravada por la entrada de los españoles, con sus guerras civiles, prosperó cuando, algunos años más tarde, Paullu (2) y Manco, dos otros hijos de Huayna Capac, protagonizaron el antagonismo de la aceptación del dominio español y su busca por la "paz", defendida por Paullu Inca y el espíritu rebelde que no aceptaba la derrota y lucharía hasta la muerte, representado por Manco Inca, que emprendió resistencia en Vilcabamba.


En el día 8 de julio de 1567, Diego Rodríguez de Figueroa, futuro corregidor de Vilcabamba, dijo al Inca Titu Cusi Yupangui que era necesario que jurase "en la forma y modo que entre ellos se suele hacer, de decir la verdad" para que tuviera éxito la "capitulación" de Acobamba.
Y así lo hizo.

El cronista Sarmiento de Gamboa trata de justificar la situación de los hermanos, destacando "los beneficios" que el Rey de España había concedido a todos los Incas, sobre todo sus principes, incluyendo la posibilidad de una muerte "cristiana".

"Porque solos dos hijos que de Guayna Capac se escaparon de la crueldad de Atagualpa, que fueron Paullo Topa, despues llamado don Cristobal Paullo, y Mango Inga, eran bastardos, que es lo que entre estos es publico. Y estos, si alguna honra y hacienda han tenido ellos o sus descendientes, Vuestra Majestad se la ha dado harto mas que ellos tuvieron si sus hermanos permanecieran en el estado y con fuerza; porque habian de ser sus tributarios y mozos de servicio. Y estos fueran los menores de todos porque lo eran en linaje de partes de la madre, que es lo que estos estiman, y en nacimiento."
 
"Y al Mango Inga, con haber sido traidor contra Vuestra Majestad y estar alzada en los Andes, adonde murio, o lo mataron, saco Vuestra Majestad de paz a su hijo don Diego Sayre Topa de aquellas montanas de salvajes y le hizo cristiano y dio pulicia y principalisimamente de comer para el y sus hijos y descendientes. El cual murio como cristiano, y el que agora esta en los Andes, que se llama Tito Cusi Yupangui, alzado, no es hijo legitimo de Mango Inga, sino bastardo y apostata. Antes tienen por legitimo a otro, que esta con el mesmo Tito, llamado Amaro Topa, que es incapaz, a que los indios llaman uti. Mas ni el uno ni el otro son herederos de la tierra, por que el padre no lo fue."
 
"A don Cristobal Paullo le honro Vuestra Majestad con titulo y le dio un muy buen repartimiento de indios, con que vivio muy principalmente. Y agora lo posee su hijo don Carlos. De Paullo quedaron dos hijos legitimos que son agora vivos, llamados el uno el dicho don Carlos y don Felipe; y sin estos le quedaron otros muchos hijos bastardos y naturales, de manera que los nietos conocidos de Guayna Capac, que agora son vivos y tenidos por tales y principales, son los dichos, y demas de estos don AlonsoTito Atauche, hijo de Tito Atauche, y otro bastardo, que ni los unos ni los otros tienen auccion a ser llamados senores naturales de esta tierra."

Manco Inca, coronado emperador en 1534 por Francisco Pizarro, había intentado llegar a un acuerdo con los conquistadores españoles. Sin embargo, su cooperación fue puesta a prueba por los malos tratos a manos de los hermanos de Francisco, Gonzalo, Juan y Hernando, a quien Francisco había dejado, temporalmente, a cargo en el Cusco.
Durante la guerra civil entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro, Manco luchó junto a este último. Asedió Cuzco por diez meses, pero no pudo tomar la ciudad. Después de la derrota de Almagro, Manco se retiró a Vilcabamba.

En las palabras de Guaman Poma de Ayala, Manco Inca había fundado el "nuevo Cuzco", núcleo para la reconstrucción del Tahuantinsuyo. El estado neoinca de Vilcabamba, apesar de los ataques intermitentes de los españoles, se mantuvo como centro rebelde durante más de 30 años, hasta el año de 1572. Manco había dado protección a algunos almagristas que lo habían traicionado y asesinado hacia 1544, delante de Sayri Topa (3) y otros hijos suyos.  

A Manco le sucede, sin duda, su hijo Sayri Topa. Al parecer, otro hijo suyo, Titu Cusi Yupanqui (*), dirigía realmente la política del estado, porque Sayri era sólo un niño.


Sayri Topa tenía cinco años y se convirtió en el Inca de Vilcabamba, reinando durante diez años con la ayuda de su hermano como regente. Esta fue una época de paz con los españoles. El virrey Pedro de la Gasca ofreció a Sayri Topa tierras y casas en el Cusco si saldría de la aislada Vilcabamba. Sayri Topa aceptó, pero durante los preparativos, su tio Paullu Inca murió repentinamente. Esto fue tomado como un mal augurio (o un signo de traición española), y Sayri Tupac permaneció en Vilcabamba.
 
En 1556 un nuevo virrey español, Andrés Hurtado de Mendoza, llegó a la colonia, creyendo que sería más seguro para los españoles si Sayri Topa viviese en la zona de asentamiento de los españoles, donde los conquistadores podían controlarlo.

Sayri Topa estuvo de acuerdo en salir de Vilcabamba, viajando en unas ricas andas con 300 personas y en el 5 de enero de 1560 fue recibido por el virrey Hurtado, en Lima.
Sayri Topa renunció a su reclamo para el Imperio Inca, aceptando el bautismo como Diego. A cambio él recibió un perdón completo, el título de Príncipe de Yucay, un sitio en el noreste, de un día de viaje de Cusco, donde se convirtió en residente, y grandes propiedades.
De manera significativa, dejó atrás la mascapaycha, el real franja roja, símbolo de su autoridad.

Sayri se casó con su hermana Cusi Huarcay después de recibir una dispensa especial del Papa Julio III. Tuvieron una hija. Sayri Topa nunca volvió a Vilcabamba.
Murió repentinamente en 1561. Su hermano Titu Cusi Yupanqui tomó el control de Vilcabamba y la resistencia inca a los españoles. Titu Cusi "sospechaba" que Sayre Topa había sido envenenado por los españoles.

Al final del cañón del valle, a cuarenta y cinco kilómetros de Machu Pichu, el Vilcanota recibe, por la derecha las aguas del Lucumayo (desde los glaciares de La Verónica), y por la izquierda, un kilómetro más abajo, las del Vilcabamba. A unos metros de la desembocadura de este río un enorme peñasco, varado en el centro del cauce del Vilcanota, permitió a los incas instalar allí el puente colgante de Chuquichaca (Puente de las Lanzas) que mucho protagonizó en la época en que los últimos incas se refugiaron en Vilcabamba.


A mediados del año 1565, el entonces oidor Juan de Matienzo, se encuentró personalmente con el Inca Titu Cusi Yupanqui en el puente de Chuquichaca. El oidor de Su Majestad traía una proposta de reanudación de unas negociaciones interrumpidas desde hacía años. En esta oportunidad, el Inca entregó al oidor una memoria (4) "de los agravios que él y su padre habían recibido". Según Matienzo, el Inca "luego dijo a su secretario (5) que escribiese una carta, que él mismo notó en su lengua, porque entiende poco de español".

Estas negociaciones llevaron a que el Inca firmase, en el 26 de agosto de 1566, la llamada "capitulación de Acobamba", tratado de paz que estipulaba el "vasallaje" de Titu Cusi Yupanqui y la instalación de Diego Rodríguez de Figueroa como corregidor en Vilcabamba.Diego Rodríguez de Figueroa dijo al Inca Titu Cusi Yupangui que para la "capitulación", era necesario que ante todas las cosas jurase, en la forma que se solía hacer entre los Incas de decir la verdad. Despues del juramento del Inca, Figueroa, en presencia del padre Antonio de Vera, Martín de Pando, Diego de Olivares y Rimachi Yupangui, capitán general del Inga, y Yamque Mayta, su gobernador, y los demás capitanes y gente, hizo las preguntas que juzgó necesarias para el "testimonio".

Diego Rodríguez procedió, en el 8 de julio de 1567, a reunir datos con los testimonios del Inca y de algunos de sus dignatarios y allegados, a fin de aquilatar ante el Rey los derechos de sucessión de Titu Cusi Yupanqui y sus descendientes.


Me imagino que, tratandose del mes de julio, el cielo debía ser claro, azul, que el sol debió brillar el día todo y que la cordillera de Vilcabamba, una pequeña cordillera de los Andes que se extiende unos doscientos sesenta kilómetros al noroeste de la ciudad de Cusco, fuese, en ese día, contrastada de verdes de todos los matices. La cadena, mostrando claramente la erosión de los ríos, que se caracteriza por cañones profundos y alturas de más de seis mil metros, ocultaba la espinal Pumasillo, o Garra del Puma, como ocultaba los secretos de las almas de los Incas en aquel instante (7).

Los cronistas del siglo XVI, se han referido a estos nevados al mencionar el escenario de la resistencia iniciada por Manco Inca. En aquel día, la vertiente oriental de los Andes y el pajonal de puna en su parte más elevada, ofrecieron sus bosques característicos con colores de profunda tristeza a las ráfagas de viento que las empujó por las pendientes hasta los ríos estrechos, tallados en las profundas grietas y cañones.


                                        (Vilcabamba)


(*)Según Fray Martín de Murúa, "...nombró por heredero a un hijo suyo, el mayor, aunque pequeño, llamado Saire Topa, y que mientras no fuese de edad para regir y tomar en sí el señorío, los gobernase Ato Supa, un capitán orejón del Cuzco que estaba allí con ellos, que era hombre de valor y de gran prudencia y animoso para la guerra, y les dijo que lo obedeciesen y que no desamparasen la tierra de Vilcabamba,...
(1) Titu Cusi Yupanqui.
(2) Paullu Tupac (Topa), hermano de Manco Inca, había echado su suerte con los españoles, siendo bautizado con el nombre de Cristóbal en 1543. Recibió una conceción del palacio Colcampata, con vistas a Cuzco. Se casó con Catalina Maria Usica, su prima, y tuvo dos hijos, Carlos y Felipe. Paullo murió en mayo de 1549.
(3) Sayri Tupac(1535 - 1561)
(4) El texto Matienzo reproduce, en el año de 1557, en su obra Gobierno del Perú.

(5) el mestizo Martín Pando, "escribano de comisión e intérprete".  
(6) Monte Salcantay.
(7) Con su amplia gama superior el Pumasillo no puede ser visto desde los pueblos de los alrededores. Aunque su existencia fuese conocida, el Pumasillo, sobre mapas, apareció en el año 1956.



BIBLIOGRAFIA
 
Pedro Sarmiento de Gamboa, Historia de los Incas.
Juan de Matienzo, Gobierno del Peru.